Muchas veces, por no decir, un gran porcentaje de “emprendesarios”, logran comprender la actividad del Diseño Gráfico. Complican su propia situación, intentando resolver la imagen visual de su empresa, sin tener ningún conocimiento previo para hacerlo.

Diseñar es una actividad abstracta que implica programar, proyectar, traducir lo invisible en visible, comunicar. (J. Frascara)

Esto provoca, que no comunique lo que realmente es u ofrece a sus clientes.

Vemos a diario cantidad de horrores gráficos y visuales que provocan ruido comunicacional y de ser reflexivos en este tema, se ganaría en recursos, pudiendo mejorar o reencontrar la sana vida de la imagen que nos debe representar.

Cuántas veces hemos escuchado, “mi hijo, mi sobrino, mi hermano, me diseñó un logotipo fantástico”, sin tener un estudio básico que ponga en valor lo realizado.

Si esta imagen no reproduce la identidad corporativa, seguramente, la realidad de que funcione, estará en manos del producto o servicio que se ofrezca, y este lo diga por sí solo.
Aquí, está la etapa donde la competencia, que puede ofrecer lo mismo, pero con una imagen segura y una organización más completa; hará decidir al consumidor su compra.

El iso-logotipo nuestra seña de identidad

Un Iso-logotipo, es su huella de identidad; como en el DNI, su foto (el isotipo) y su firma (el logotipo). El logotipo es la seña de identidad, lo que al DNI es el documento nacional identificativo de todos los españoles.

El diseñador, a diferencia del artista, no es normalmente la fuente de los mensajes que comunica, sino su intérprete. (J. Frascara)

Aquí está la verdad. El comunicador visual o diseñador, interpreta el producto, el productor y el público, que se involucra en el proceso, generando visualmente una estrategia que los conecte.
Una consulta con un estratega de la comunicación, puede salvar vuestra reputación y vuestro producto, para que el éxito de su negocio goce de buena salud empresarial y comercial.
Desde un color, una forma o una tipografía, incita al consumidor a su compra. Incluso debemos clasificar el público, al que le interesa llegar.

¿Porque estudiar a fondo su idea o su producto?

La idea de tu negocio o servicio es el factor a comunicar a los futuros clientes, es decir, al público potencial.

Cuanto más le podamos comunicar y ser lo más sintéticos posibles y claros en esa comunicación, influiremos sobre el cliente de manera rápida, eficaz e inteligente, que se convierte en ingresos a corto plazo.

Grandes empresas se reconocen por su imagen.

Si digo Mercedes, pensará en el coche y seguramente en la estrella, (aunque estaba hablando de mi prima Mercedes). Si digo Apple, la empresa de tecnología será el objetivo (claramente identificaremos la manzana).

Algunas de estas propuestas son las que dejamos a vuestro entender, el porqué, el isotipo hace al producto y viceversa mucho tiempo después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *