Seguro que habéis escuchado hablar de emprendedores en vuestro entorno. De jóvenes empresarios que tuvieron una idea. Pero ¿qué es un emprendedor? Es un individuo que organiza y opera una o varias empresas, asumiendo cierto riesgo financiero en ello.

Además, los jóvenes talentos abundan el mundo 2.0. Mientras que no sólo están aquellos que comparten sus experiencias, inquietudes e ideas por las redes. Existen más tipos de emprendedores. Lo mismo, puede que te sorprenda saber que aquella persona que te prepara el café por las mañanas en el bar de la esquina o la tienda de productos ecológicos de tu barrio también son emprendedores.

TIPOS DE EMPRENDEDORES

Ahora que tenemos claro que es un emprendedor, vamos a clasificar los tipos de emprendedores. Los hay porque nacen con ese don, pero también los hay por necesidad y los que no te imaginas, pero lo hacen, estos crean la necesidad. Estos últimos son una mezcla de los dos primeros o un poco de uno y mucho de otro. Otro tipo de emprendedor es el especialista en un campo.

Al final todos acaban siendo emprendedores y empresarios. Hemos acuñado la suma de estos dos términos en un único concepto, los “Emprendesarios”.

EMPRENDEDORES VISIONARIOS

Nacen con un talento innato para los negocios, con ideas revolucionarias, muchas veces los toman por locos. Pero “son los locos que abren los caminos, que más tarden recorren los sabios”. Muchas de las utilidades que nos rodean en el día a día fueron al principio una idea loca o revolucionaria, que al principio sólo una persona creía en ella. Pero más tarde fue cogiendo una forma más realista que llegó a ser plasmada y utilizada por muchos sabios.

Los emprendedores visionarios se atreven con todo, con la idea más abstracta sea cual sea su entorno. Han nacido con ese don para los negocios, para captar la atención y persuadir a socios, inversores, Business Angels, familiares o amigos. Se lanzan a la piscina, aunque eso para ellos le cause el fracaso. Son capaces de empezar un proyecto y pivotar hacia el sentido contrario de la noche a la mañana. Como resultado, quizás ese sea el punto débil, el desorientarse buscando nuevos objetivos que le lleven al fracaso. Pero en ellos está escrito el “caer y volver a levantarse”. Especialmente relevante, otro de los puntos débiles es que crean antes la idea que la estrategia para llegar a ella, sin ponerse unos objetivos reales y alcanzables.

EMPRENDEDORES POR NECESIDAD

En primer lugar, es más habitual encontrarte con un amigo, compañero de clase o conocido entre los emprendedores por necesidad. Suelen ser personas en busca de nuevas metas porque la situación laboral no le son favorables, ya que no están satisfechos con su actual empleo, posición económica y deciden embarcarse en nuevos rumbos.

Estos tipos de emprendedores suelen ser más cautos a la hora de emprender. No suelen asumir grandes riesgos económicos, ni ideas tan visionarias. El perfil es más de persona física con régimen de autónomo o también, se suele dar el caso de asociarse dos personas y crean una Comunidad de Bienes para empezar el proyecto, ya que el coste es menor. La necesidad de estos emprendedores les obliga a buscar nuevos proyectos, ideas de negocio, son perseverantes en la búsqueda, en la estrategia, en fijar unos objetivos, en plantar la semilla y cuidarla hasta que florezca. Probablemente, estos tipos de emprendedores no tengan una idea tan clara de negocio y la actividad que emprende no sea el foco que andaban buscando. Muchas veces caen en la desesperación tras el primer intento fallido y acaban volviendo a la zona de confort del asalariado.

EMPRENDEDORES RASTREADORES DE NUEVAS OPORTUNIDADES

Son realistas, pero a la vez visionarios, están en constante búsqueda del entorno que les rodea y buscan la oportunidad. Dicen que la suerte favorece a los audaces, pero yo creo que son los audaces que buscan la oportunidad de tener suerte.

Una crisis, un factor político o económico, son oportunidades para estos tipos de emprendedores. Son muy versátiles, se atreven con todo. Capacitados en muchas materias, sobre todo en desarrollos tecnológicos, marketing, los mercados emergentes son su punto más fuerte para afrontar la búsqueda de estas oportunidades de negocio.

Su carácter calculador y cualificado les hace ser poco empáticos y muchas veces carecen de falta de comunicación, lo que les cuesta encontrar financiación para sus proyectos y o bien, lo desarrollan por su cuenta o riesgo, o no consiguen inversores y acaban sin desarrollar el proyecto.

EMPRENDEDORES ESPECIALISTAS

Finalmente, los tipos de emprendedores especialistas, son personas con altos estudios especializados, MBA, masters especializados, altos directivos de empresas que quieren cambiar de aires o focalizar su dinero en nuevas inversiones. Tienen gran agudeza visual para detectar errores, como también para hacerlo con oportunidades de negocio muy segmentadas. Esto provoca que se encuentren con grandes corporativas como competencia, pero encuentran el camino con el apoyo de otros profesionales del sector.

Como contraprestación al ser emprendedores especialistas en un sector dejan olvidados los otros departamentos. Si por ejemplo son especialistas en recursos humanos, no tienen en cuenta departamentos tan importantes como el de marketing o finanzas. Especialmente relevante es que al segmentar tanto un mercado muchas veces en épocas venideras de crisis o modas pasajeras pueden encontrarse con poca demanda del sector.

En conclusión, si conoces o te sientes identificado con alguno de los tipos de emprendedores ya no estás tan sólo. Ahora puedes identificar tus puntos débiles y puntos fuertes para llevar a cabo esos proyectos empresariales que en un futuro te convertirán en un emprendesario de éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *